disfagia

Comer bien y con seguridad

Cada vez somos mas conscientes de nuestra alimentación y muchos pacientes están interesados en comer bien y con seguridad. Nos consultan por problemas en la deglución de los alimentos. Las dificultades para comer, los atragantamientos, la tos después de beber, la sensación de bola, la boca seca, la falta de saliva etc, son síntomas muy frecuentes. Ocurren en pacientes de edad avanzada y también en algunas enfermedades neurológicas. ¡Cuidado, también puede ocurrir en gente joven y sin patología! cuando comemos mal, por culpa de las prisas y de los hábitos mal adquiridos.

El equipo de logopedia de la Clinica SENT te enseña unos consejos para comer bien y con seguridad.

  1. Controla la postura. ¿También durante la comida? por supuesto. No son solo normas de educación, la postura es importantísima para favorecer una buena deglución.
    • Come sentado y derecho, con la espalda bien apoyada y recta; nunca permaneceremos tumbados al masticar o tragar.
    • Mantén la cabeza recta, nunca deflexionamos el cuello (nunca echamos la cabeza hacia atrás).  Así, bebe líquidos en tragos cortos y si tienes que tragar alimentos de consistencia dura, o alimentos más “difíciles”, ayuda inclinar suavemente la cabeza hacia delante.
    • Por supuesto, si otra persona tiene que darle de comer, se situará a la altura de sus ojos  para evitar que eche hacia atrás la cabeza.
    • Evita las cañitas (pajitas) para beber.
  2. Maneja el ambiente. Al comer, mastica a conciencia, sin estar pendiente de las conversaciones; para hablar soltamos la cuchara y claro,  ¡mastica sin hablar! Es mejor estar descansados, tranquilos y despiertos en la hora de la comida.
  3. Vigila los alimentos que comes.
    • La variedad ayuda a recuperar el apetito. Come variado y ajusta las porciones en el plato; deja los “caprichos” como “premios” al final de la comida.
    • Ingiere pequeñas porciones. Calcula cuanto cabria en una cuchara de postre; no debemos ingerir de nuevo  hasta haber eliminado completamente de la boca la porción anterior.
    • El agua ayuda en muchos procesos digestivos, especialmente si hay sequedad de garganta habitual o falta de saliva; si existe debilidad  muscular o no hay costumbre de beber agua sóla, se puede alternar los vasos de agua o sustituirlos por gelatinas ( ¡ojo! los diabéticos deben controlar el azúcar que tienen las gelatinas).
    • Engrasa y humedece los alimentos secos para facilitar su deglución. Por ejemplo, moja las galletas en leche y unta las tostadas con aceite o margarinas.
    • En algunos casos se recomienda modificar la consistencia de los alimentos para facilitar su deglución:
      • Espesar las sopas muy líquidas: triturando verduras, añadiendo copos de puré de patatas…
      • Prima los zumos con consistencia más espesa como los de melocotón o multifrutas.
      • Cuidado con los alimentos con “hebras” (apio, acelgas etc) Debemos deshebrarlos a conciencia y consumirlos muy troceados.
      • Evitar alimentos secos, galletas, biscotes, patatas fritas ( sin humedecer).
      • Humedecer con líquidos o grasas los alimentos harinosos, patata cocida, miga de pan, magdalenas , bizcochos etc.
      • Sustituir las carnes fritas, secas o que se hacen hebra, por carne picada en forma de albóndiga  en sopa o salsas espesas, o también en forma de  hamburguesa  muy blanda.
  4. Higiene de la boca. Mantenga una higiene bucal correcta, para evitar infecciones dentarias o de encías, o tragar por sorpresa  residuos de comida  en la boca. Si utiliza dentadura postiza, asegúrese de que esté bien fijada a la encía durante la comida y límpiela después de cada comida.

¡Come bien y con seguridad!

Si tienes alguna dude, llámanos.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *