Consecuencias psicológicas del COVID-19.

Muchos de nosotros andamos preocupados por las consecuencias psicológicas del COVID-19 y sin duda son muchos los pacientes y las personas que se muestran también preocupados.

Seguimos inmersos en una situación de incontrolabilidad e indefensión…

La situación de crisis generada por la pandemia del COVID-19 va asociada a serias consecuencias psicológicas en las personas, independientemente de la edad. El estar expuestos a mucha incertidumbre e incontrolabilidad, el aislamiento social, las preocupaciones económicas, el miedo a contagiarse o a contagiar, la pérdida de la estructura familiar, la exposición continua a información negativa, el cambio en la rutina, la privación de actividades gratificantes, etc., son factores que producen un malestar sostenido en el tiempo, aparentemente sin final. Todo esto modifica nuestras respuestas e incrementa el esfuerzo de seguir con nuestro día a día, llegando a una situación de gran agotamiento, cansancio, y recurrentes emociones negativas o desagradables, como irritabilidad, tristeza, tensión, desamparo y frustración. 

Frente a estas alteraciones psicológicas del Covid-19, ¿Qué podemos hacer? ¿Realmente, tenemos control en esta situación?

Sí, claro que sí. Hay variables de la situación que no dependen de nosotros, pero otras que sí. Para ello, recomendamos llevar a cabo las siguientes pautas:

  • Comprender la realidad y aceptar nuestra parte de responsabilidad.
  • Establecer nuevos planes y nuevas rutinas.
  • Establecer actividades agradables, en casa o al aire libre, solo, acompañado o en familia.
  • Cuidar el estado físico con pequeños cambios a nuestro alcance, como ejercicio en casa, el uso de las escaleras, el desplazarnos al trabajo caminando, etc.
  • Limitar el consumo de noticias sobre el Covid-19, evitando la sobreinformación negativa. La búsqueda de información debe ser la estrictamente necesaria y, por supuesto, oficial.
  • Seguir en contacto con amigos y familiares de forma presencial o virtual.
  • Expresar lo que pensamos y sentimos de forma asertiva, con matiz constructivo.

El control que tenemos es la satisfacción de saber que hice lo correcto dadas mis circunstancias.

Departamento de Psicología

Anabel Carmona López     Purificación Martínez Fuentes

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 5 =