Jose Pineda Cuevas

¡EL CUENTO! Como estimular el lenguaje oral.

El cuento es una gran herramienta para la estimulación del lenguaje oral. Te lo contamos…

Estimular el lenguaje en familia

Durante este periodo de confinamiento, son muchas familias las que se han puesto en contacto con nosotros para solicitar ayuda. Ayuda de cómo pueden en casa realizar una estimulación eficaz del lenguaje oral, sobre todo en edades más tempranas. 

La estimulación indirecta del lenguaje oral que realizáis las familias en las actividades de la vida cotidiana son fundamentales para poder adquirir un correcto desarrollo del lenguaje comprensivo y expresivo.  Por ello, con este post pretendemos que conozcáis mejor la lectura de cuentos como herramienta para favorecer un buen desarrollo del lenguaje.

Beneficios del cuento

A través del cuento facilitamos a nuestros pequeños el aprendizaje del concepto de la redundancia, desarrollar habilidades de percepción auditiva, integrar habilidades para mejorar el uso del lenguaje y desarrollar habilidades cognitivas como la atención,  planificación o memoria. 

Ya desde edades muy tempranas el cuento es una gran herramienta para desarrollar la atención y concentración mediante la manipulación, la visualización y la propiocepción del libro. A medida que se adquieren capacidades cognitivas se le da nuestros pequeños la oportunidad de aprender vocabulario nuevo y se estimula la imaginación.

Gracias a la lectura de cuentos el niño desarrollará habilidades para inferir, repetir, predecir y/o reforzar conceptos que está aprendiendo o poder relacionarlas con experiencias ya vividas.

Sin duda la lectura también expande el conocimiento del niño, desarrolla y amplia el vocabulario, estimula las habilidades prelinguisticas, desarrolla habilidades de prelectura y crea bases sólidas de lenguaje oral.

El primer cuento…

Los primeros cuentos deben ser muy sencillos, con pocas frases y muchos dibujos llamativos y oraciones repetitivas. Existen cientos de libros y todos conocemos colecciones fantásticas de nuestra infancia.

El lugar y el momento.

Debemos fomentar la lectura desde que el niño es muy pequeño y para ello, crear un ambiente favorable para la lectura en un lugar tranquilo y eligiendo un momento de sosiego es primordial. Por otro lado, crear rutinas de lectura,  leyendo cuentos todos los días, antes de dormir o después de las comidas, favorecerá el hábito.
Una idea para estimular el inicio de la lectura es realizar libros de experiencias propias que luego será leído y compartido en familia.

¡Aprovechemos estos días para desarrollar el interés de nuestros pequeños por la lectura!

Jose Pineda. Logopeda en Clinics SENT.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 1 =