TERAPIA INDIVIDUAL JUVENIL (13-18 años)

Con la llegada de la adolescencia pueden ponerse de manifiesto ciertas dificultades o intensificarse algunas ya presentes hasta convertirse en un problema para el joven y/o para las personas de su entorno. Los cambios propios a esta fase del desarrollo a veces resultan difíciles de abordar y aparecen reacciones que ocasionan malestar.

La evaluación de la situación permite la intervención en problemáticas relacionadas con: 

Comportamiento 

Autoestima

Alimentación

Ansiedad

Habilidades Sociales

Estado de ánimo

Gestión de emociones

El aprendizaje y puesta en marcha de conductas alternativas y de estrategias de afrontamiento eficaces, facilita la autonomía y el buen desempeño del adolescente en sus actividades cotidianas y en la resolución de conflictos, cuando éstos se generen.

La mediación con la familia y con las personas del entorno más próximo optimiza el resultado de nuestra intervención.