La disfagia en el adulto mayor: ¡ojo con nuestros mayores!

La disfagia es frecuente en el adulto mayor. Se calcula que un 10% de la población de más de 50 años de edad presenta disfagia.
Pero, ¿qué es exactamente la disfagia? es la dificultad para deglutir que el paciente manifiesta como un atasco o atragantamiento. Este trastorno afecta a la eficacia y la seguridad en la deglución durante la alimentación.
La disfagia se produce por cualquier anomalía en alguna de las fases de la deglución, que son: 1) la preparación bucal; 2) la transferencia; 3) la fase faríngea; y 4) la fase esofágica. En cualquiera de ellas el sujeto puede manifestar una sensación de “atasco o atragantamiento”. Las pruebas objetivas, endoscopias y la videofluoroscopia, determinan si existe una anomalía funcional o estructural de las zonas implicadas.
La prevalencia de este trastorno se incrementa con la edad, siendo frecuente que pase desapercibido en el adulto anciano, enmascarado en otras enfermedades como el deterioro cognitivo o la depresión. Además, el adulto de edad avanzada puede desarrollar estrategias que enmascaren su dificultad para manejar ciertos alimentos: evitando aquellos de difícil manejo oral, modificando negativamente la ingesta de nutrientes en su dieta …
Alguna de las causas de la Disfagia en el anciano son el debilitamiento general en la musculatura (facial y masticatoria), la falta de piezas dentarias, la mala adaptación a la prótesis dental, que dificultan la trituración de los alimentos en la boca; las alteraciones del gusto y del olfato; el estado mental y emocional negativo, la soledad o el aislamiento; la polimedicacion que deprime el sistema nervioso, las enfermedades neurológicas adquiridas bruscamente como el ACV o de progresivas como el Parkinson o ELA.
Este problema debe ser tratado y mejora con un abordaje multifactorial dado que en el origen se dan diversidad de factores influyentes.
Logopedas, otorrinolaringólogos y psicólogos clínicos juntan sus perspectivas y esfuerzos para tratar a estos pacientes.
Desde la logopedia se puede mejorar y prevenir este trastorno a través de la terapia miofuncional y el asesoramiento en conductas y pautas para una deglución eficaz y segura.

 

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *